Avisar de contenido inadecuado

Las Siete Leyes de Paracelso...

{
}

Paracelso es una de las figuras más contradictorias de la historia de la medicina (1493 – 1541). En su búsqueda de lo nuevo y su oposición a la observancia ciega de la autoridad tradicional, fue más moderno que la mayoría de sus contemporáneos, y en su concepción astrológica y mística fue más medieval que los médicos de aquella época. 

1.- Lo primero es mejorar la salud.

Para ello hay que respirar con la mayor frecuencia posible, honda y rítmica, llenando bien los pulmones, al aire libre o asomado a una ventana. Beber diariamente en pequeños sorbos, dos litros de agua, comer muchas frutas, masticar los alimentos del modo más perfecto posible, evitar el alcohol, el tabaco y las medicinas, a menos que estuvieras por alguna causa grave sometido a un tratamiento. Bañarte diariamente, es un hábito que debes a tu propia dignidad.

2.- Desterrar absolutamente de tu ánimo, por más motivos que existan, toda idea de pesimismo, rencor, odio, tedio, tristeza, venganza y pobreza.

Huir como de la peste de toda ocasión de tratar a personas maldicientes, viciosas, ruines, murmuradoras, indolentes, chismosas, vanidosas o vulgares e inferiores por natural bajeza de entendimiento o por tópicos sensualistas que forman la base de sus discursos u ocupaciones. La observancia de esta regla es de importancia decisiva: se trata de cambiar la espiritual contextura de tu alma. Es el único medio de cambiar tu destino, pues este depende de nuestros actos y pensamientos. El azar no existe.

3.- Haz todo el bien posible.

Auxilia a todo desgraciado siempre que puedas, pero jamás tengas debilidades por ninguna persona. Debes cuidar tus propias energías y huir de todo sentimentalismo.

4.- Hay que olvidar toda ofensa, más aún: esfuérzate por pensar bien del mayor enemigo. Tu alma es un templo que no debe ser jamás profanado por el odio.

Todos los grandes seres se han dejado guiar por esa suave voz interior, pero no te hablara así de pronto, tienes que prepararte por un tiempo; destruir las superpuestas capas de viejos hábitos, pensamientos y errores que pesan sobre tu espíritu, que es divino y perfecto en sí, pero impotente por lo imperfecto del vehículo que le ofreces hoy para manifestarse, la carne flaca. 

5.- Debes recogerte todos los días en donde nadie pueda turbarte, siquiera por media hora, sentarte lo más cómodamente posible con los ojos medio entornados y no pensar en nada.

Esto fortifica enérgicamente el cerebro y el Espíritu y te pondrá en contacto con las buenas influencias. En este estado de recogimiento y silencio, suelen ocurrírsenos a veces luminosas ideas, susceptibles de cambiar toda una existencia. Con el tiempo todos los problemas que se presentan serán resueltos victoriosamente por una voz interior que te guiará en tales instantes de silencio, a solas con tu conciencia. Ese es el daimon de que habla Sócrates.

6.- Debes guardar absoluto silencio de todos tus asuntos personales.

Abstenerse, como si hubieras hecho juramento solemne, de referir a los demás, aun de tus más íntimos todo cuanto pienses, oigas, sepas, aprendas, sospeches o descubras. Por un largo tiempo al menos debes ser como casa tapiada o jardín sellado. Es regla de suma importancia. 

7.- Jamás temas a los hombres ni te inspire sobresalto el día de mañana.

Ten tu alma fuerte y limpia y todo te saldrá bien. Jamás te creas solo ni débil, porque hay detrás de ti ejércitos poderosos, que no concibes ni en sueños. Si elevas tu espíritu no habrá mal que pueda tocarte. El único enemigo a quien debes temer es a ti mismo.

El miedo y desconfianza en el futuro son madres funestas de todos los fracasos, atraen las malas influencias y con ellas el desastre. Si estudias atentamente a las personas de buena suerte, veras que intuitivamente, observan gran parte de las reglas que anteceden. Muchas de las que alegan gran riqueza, muy cierto es que no son del todo buenas personas, en el sentido recto, pero poseen muchas virtudes que arriba se mencionan. Por otra parte, la riqueza no es sinónimo de dicha; Puede ser uno de los factores que a ella conduce, por el poder que nos da para ejercer grandes y nobles obras; pero la dicha más duradera solo se consigue por otros caminos; allí donde nunca impera el antiguo Satán de la leyenda, cuyo verdadero nombre es el egoísmo. Jamás te quejes de nada, domina tus sentidos; huye tanto de la humildad como de la vanidad. La humildad te sustraerá fuerzas y la vanidad es tan nociva, que es como si dijéramos: pecado mortal contra el Espíritu Santo.

…Alejandro Jodorowsky…

{
}
{
}

Comentarios Las Siete Leyes de Paracelso...

eres un encanto siempre me emocionas personalmente yo sinceramente creo que el contacto contigo con otros munchos de obolog me ha mejorado pero sobre todo contigo vayamos a ver hay personas que desahogan su alma en mi lo hago por que toda la vida lo he hecho de hecho mi trabajo fue cuidar gente mayor es decir escucharla eso ayuda y yo lo se yo a veces lo hago igual pero tu formato y te lo digo como lo siente mi alma es no formar o mantener odios es decir soplarlos los llleve el viento mira ademas si tu lees mias escritos de antes y de ahora se nota la diferencia hoy me rio por que le voy a dar sin quererlo la puñeta a angel me aprecia y he puesto una a la muerte es de el ayer yo tambien mi nieto me ha dado vida es decir hoy soy otro ser diferente mas optimista con menos odios rencores etc te doy un trozo muy grande de eso las gracias a ti y mira tu escrito lo he leido mas no sera solo una vez se feliz yo he salido a un recado pa el mayor y tres trajedillos he comprao pa el nieto no eran caros y venia con una ilusion hago muncho por acercarlo al padre digo el domingo dale un beso a papa dice donde digo donde pilles pero daselo y lo sentia papa papa un beso pero esperate lo voy a bañar y decia mi hijo como estar tan agil pues hala bañalo que esta dispuesto y el lo baño creo que la 1 vez aqui en esta casa y en to su vida solos los dos y jugando esta loquete mas no el mal padre
Mi niña querida ... se te extrañaba
Y tu regreso ha sido magnífico ... con las Siete Leyes de Paracelso
Muy ... pero que muy interesante
Siempre aprendiendo ... y tu me enseñas muchas cosas
Besos de mami para las dos.
¡¡¡Holoa Yakely!!! Cuánto me alegro de tu vuelta. Como siempre aquí en tu blog me siento mucho más tranquila. Me gusta cómo eres y siempre me hacen mucho bien tus posts y recomendaciones: dulce alimento para mi alma, maná.
Un beso gigante para ti y para tu hija.
Realmente, en general, sería maravilloso que pudiéramos llevar a cabo estas siete leyes, o al menos una parte... a vecesel mundo en que vivimos, las personas que nos rodean, no nos dejan mucho espacio para poder abstraernos. Aunque quisiera (yo) es muy dificil. quizás... también lo era entonces. No siempre soy escéptica, aunque no creo que haya mucho lugar para  el optimismo. Lo bueno es llevar el mensaje y que este caiga en tierra fértil.

                                                                                          Éxitos 

                                                                                                             Dora del Valle
Anónimo Anónimo 21/10/2011 a las 06:38
Muy bueno todo, quisiera saber si se encuentra en el Uruguay el libro para la venta, desde y'a muy agradecido por su contestacion
Edgardo celentano Edgardo celentano 23/11/2012 a las 00:47

Deja tu comentario Las Siete Leyes de Paracelso...

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre